ACCEDÉ o REGISTRATE

Reseña. Millennium Falcon: Smuggler´s Run en Star Wars: Galaxy´s Edge – Hollywood Studios

📝🚀Un repaso detallado de cómo es la experiencia de tripular la chatarra más veloz de la galaxia en Hollywood Studios

Jueves, 05 de septiembre de 2019.


Cuando imaginó Star Wars: Galaxy´s Edge, Disney sabía que debía cumplir un sueño de muchos fanáticos: sentarse en uno de los desgarbados asientos de la cabina y viajar entre las estrellas a bordo del Millennium Falcon.

La visión se hizo realidad y todos los visitantes a Hollywood Studios podrán tripular la más icónica de las naves Star Wars,  sentarse en la cabina del Halcón y decidir lanzarse al hiperespacio.

Cuando finalmente se acerquen por primera vez a la nave desde su exterior,  se toparán con una versión tamaño completo de 33 metros, réplica exacta de como se ve en las películas.

Foto Tomás Del Coro – Licencia CC

Meticulosamente detallado, actúa como una pieza central para el área de Black Spirit Outpost, el infame puerto de exploradores, contrabandistas y comerciantes ubicado en el planeta Batuu y controlado por The First Order.

Es algo vivo dentro de Galaxy´s Edge, un personaje más.

La atracción debutó junto a todo el nuevo sector el 29 de agosto pasado y en sus primeros días de vuelo muestra esperas muy razonables para ingresar.

Su área de espera es fenomenal, la experiencia los llevará a un simulador de última tecnología y su desempeño al cumplir el rol de piloto, artillero o ingeniero tendrá consecuencias.

Intentaremos en esta nota una reseña completa de cómo es pilotear la chatarra más veloz de la galaxia.

Área de espera

El área de espera de Smuggler´s Run equipara e incluso supera lo que había logrado Disney al construir Flight of Passage en Pandora – Animal Kingdom.

Si la multitud es alta, la fila se comenzará en el exterior de la nave, bordeando al Falcon en ese tramo inicial, lo que les permitirá apreciar aún más de cerca cada uno de sus detalles exteriores.

Cuando comiencen el tramo interior, les dará la bienvenida una cartel que indica: “Flight Crews Wanted” (“Se necesitan tripulantes“).

Comenzarán a subir por una rampa diferentes niveles que lentamente los acercarán a la cabina de la chatarra más veloz de la galaxia.

Tengan en cuenta que esta atracción ofrece la opción “Single Rider“, es decir la posibilidad de esperar menos a cambio de viajar sólo y no como integrante de un grupo.

Es importante hacer un pequeño alto en la descripción de la zona de espera y enfocarnos en la historia de la atracción para lograr un mejor contexto:

  • Hondo Ohnaka es un popular pirata en las series animadas para televisión Star Wars: The Clone Wars y Star Wars Rebels,
  • Hondo está a cargo de un “negocio legítimo” en Blak Spire Outpost, llamado Ohnaka Transport Solutions. Atravesarán sus instalaciones en la zona de espera
  • Una empresa de transporte de cargas que en realidad no es sino una fachada para operaciones de contrabando.
  • Después de los eventos de Star Wars: The Last Jedi, Chewbacca ha llevado el Falcon a Black Spire Outpost para su reparación, específicamente a Ohnaka Transport Solutions.
  • A cambio de algunas piezas de repuesto necesarias para la reparación, Chewie aceptó prestar la nave a Hondo Ohnaka, quien temporalmente y por ese motivo está a cargo del Falcon.

Volvamos a la descripción del área de espera.

Subirán a través de un pórtico para atravesar el taller de maquinarias y envíos, verán motores, piezas sueltas,  herramientas, cables, partes de robots y seguirán subiendo niveles obteniendo vistas del Falcon de todos los ángulos a través de grandes ventanales.

Eventualmente se encontrarán con Hondo, uno de los más elaborados animatronics jamás creados por Disney.

El contrabandista les contará que tiene más carga de la que puede manejar con su tripulación habitual y por ello necesita nuevos tripulantes para vuelos adicionales, preferentemente que no necesiten hacer demasiadas preguntas.

La misión consiste en “encontrar” un Transport Train de The First Order para “obtener” un cargamento de coaxium, un valioso mineral utilizado como combustible de naves espaciales, y traerlo de vuelta a  Batuu.

Ohnaka insiste en utilizar las palabras “encontrar” y “obtener” en lugar de atracar” y “robar, pero es un detalle que todos estarán dispuestos a omitir.

Aceptarán la oferta de Hondo e ingresan al Halcón a través de su escotilla de acceso.

Allí, se le entregarán las tarjetas de embarque que asignan su rol en la atracción (piloto, artillero o ingeniero). Nos extenderemos en los roles luego.

Avanzarán por los desgastados pasillos de la nave para llegar a la reconocible zona con la mesa/tablero de ajedrez (Disney aspira a perfeccionando tecnología holográfica para replicar el juego que apareciera por primera vez en una escena de la primer película Star Wars) y la consola de comunicaciones.  Todo en este espacio es meticulosamente preciso hasta los tornillos.

Disney desarrolló una zona de espera no tradicional para la atracción. Permite explorar y tomar fotos dentro de las principales zonas de la nave. Sin embargo, no es posible permanecer mucho tiempo en cada lugar, las fotos deben ser tomadas con velocidad. Este corto tiempo se vuelve notorio en esta sala especial.

Luego de la breve experiencia en el habitáculo donde está el tablero Dejarik (holo-ajedrez) es el momento de pasar a la cabina.

El viaje está por comenzar.

El simulador

Smugler´s Run es un simulador que los colocará en la cabina de la chatarra más veloz de la galaxia.

En las cabinas caben seis personas. Dos pilotos, dos artilleros y dos ingenieros.

Cada cabina tiene su propio sistema de renderización en tiempo real, sincronizada en imágenes que devuelven  cinco pantallas de alta resolución que la rodean por completo.

Cualquier decisión que tome un miembro de la tripulación provoca una acción en la pantalla, y todo es en tiempo real, por lo que ninguna de las imágenes que verán en las pantallas principales está pre-representada y ningún viaje será igual a otro.

Los Roles

Los seis asientos cuentan con cinturones y aspecto desgastado. Cada uno de ellos tiene una gama de botones para cumplir la función asignada.

Los pilotos tienen que volar el Halcón. Los artilleros dispararán a toda amenaza que se cruce en el camino. Y los ingenieros deberán que enganchar el coaxium y mantener la nave volando.

Los pilotos se sientan en la primera fila y tienen su botonera al frente, los artilleros en la segunda con los botones al costado (izquierdo o derecho según el lado del asiento) y los ingenieros en la fila final con la botonera dispuesta igual que para los artilleros.

Cada botón cuadrado o rectangular tiene un anillo luminoso alrededor que indicará cuál de ellos deberán presionar para obtener el mejor resultado en cada momento del viaje.

El piloto de la izquierda encontrará los controles para inclinar la nave y hacerla girar hacia un lado o el otro. Además tendrá una botonera que genera propulsión adicional a los motores para sacar la nave rápidamente de alguna situación peligrosa.

El piloto de la derecha podrá utilizar los controles para subir o bajar, a través de botones que encontrará en el tablero frente a él. Adicionalmente será el tripulante elegido para accionar la palanca que lanza la nave al hiper-espacio.

El desempeño de los pilotos influye mucho en la calidad de la experiencia de todos los tripulantes. Si ejecuta bien, viajarán rápido, fluido y sin contratiempos. Si lo hace mal, tendrán un avance lento y accidentado, estrellándose varias veces.

Ohnaka imparte algunas órdenes desde el inter-comunicador. Aunque cada vuelo tendrá sus propias vicisitudes, no puede “fallar” totalmente. Simplemente llegarán intactos o semi destruidos, pero llegarán.

Los dos artilleros encuentran funciones y comandos similares, sin importar su ubicación a la izquierda o la derecha. La única diferencia es que los lasers de un lado serán rojos mientras que los lasers del otro lado serán azules, esto ayuda a identificar quién es el que realizó el disparo.

Al inicio de la misión podrán establecer si prefieren que sus comandos funcionen en modo “automático” o “manual”.  La diferencia será que en modo automático sólo importa el timming para disparar, el modo manual agrega la complejidad de apuntar arriba, al medio o abajo (tres botones). Modo manual otorga mayores puntajes al final.

Tendrán la botonera a su lado para derribar a los Tie Fighters. Es posible que sientan algo de frustración si les toca este rol debido a que botonera y pantallas no están alineadas y, al menos en un primer viaje, deberán sistemáticamente quitar la vista de la acción para cumplir la tarea. En repeticiones podrán realizar la tarea de modo más automático y enfocarse en los Tie Fighters más que en la consola.

Los artilleros tienen un botón especial: deberán disparar un torpedo de protones en un momento crítico de la misión.

Los ingenieros son iguales a izquierda o derecha. Tienen quizá la tarea más fácil, deberán apretar los botones cada vez que algo deba arreglarse en el Falcon.

La intensidad de su tarea tendrá una relación inversa con la habilidad de los pilotos: si ellos manejan bien la nave, no habrá mucho que arreglar y viceversa.

Su función especial será anexar el cubo oxidado de coaxium apretando un gran botón en el momento correcto.

La visión de los ingenieros es la más panorámica y probablemente la mejor para visualizar toda la acción que sucede en las diferentes pantallas de la cabina pero su desafío es el más sencillo.

Al momento de asignarse roles (antes de ingresar a la sala de ajedrez) pueden intentar solicitar un rol específico al Cast Member que estará repartiendo los boarding pass.

Algunas consideraciones sobre los tres roles:

  • Sin lugar a dudas la posición de piloto es la más activa y disfrutable de la atracción. Por mucho.
  • También es una responsabilidad, si los pilotos no cumplen relativamente bien su tarea la calidad de la experiencia para los seis participantes será sensiblemente menor.
  • No significa que sea compleja, una leve experiencia en videojuegos permite desempeñarse con éxito y divertirse al máximo, logrando un gran viaje para todos.
  • Sólo uno de los pilotos tiene la palanca para lanzar la nave al hiperespacio, posicionados de frente a las pantallas, el de la mano derecha. Si desean vivir esa experiencia intenten elegir ese asiento.
  • Si quieren la menor responsabilidad elijan la posición de ingeniero, se sentarán atrás y tendrán la mejor visión de todas las pantallas.
  • El artillero plantea un dilema: en el primer viaje si usan el modo manual deberán quitar la vista de la pantalla continuamente. Esto suele solucionarse en viajes sucesivos cuando la ejecución de la botonera se vuelve automática y la experiencia se eleva. Siempre pueden optar por el modo automático.

En resúmen, si pueden elegir, los niños pequeños o los adultos mayores quizá deban elegir el rol de ingeniero, los que tienen experiencia en videojuegos deben optar por la posición de piloto y en segundo lugar de artillero.

Si son un grupo grande (4, 5 o 6) tengan en cuenta estas cuestiones para decidir cuál asiento elegir.

Los habitantes de Black Spire Outpost reaccionarán a la performance del equipo volando el Falcon, ya sea que todos lo hagan bien o que no todos logren un desempeño aceptable.

La interacción con personajes que deambulan por Batuu o sirven tragos en la cantina estará influida por ese desempeño, incluso en nuevas visitas a Galaxy´s Edge tomando en cuenta lo sucedido en visitas previas.

Conclusiones

La experiencia completa de Millennium Falcom: Smuggler´s Run es asombrosa, divertida e inolvidable para los fanáticos de Star Wars.

Comienza con la imponente imagen de la nave, enorme y ejecutada como réplica exacta de las películas.

El área de espera, es un elemento esencial de esa experiencia por su asombroso nivel de detalle, por el encuentro con Hondo y la efectividad en involucrar a los futuros tripulantes en una historia.

Como Bonus Track algunas fotos de la zona de espera (especialmente en la sala del holo-ajedrez) son un sueño para los fans de la saga creada por George Lucas.

La atracción propiamente dicha es muy buena pero no logra asombrar al nivel de Flight of Passage por ejemplo. Las imágenes son espectaculares y el movimiento está muy bien pero no llega a transmitir fluidamente el asombro como provoca la atracción en Pandora.

Los roles son importantes y el perfil de cada tripulante debiera ser tomado en cuenta para elegir su asiento.

El extra que significa la reputación que acumularán tras disfrutar de la atracción es muy divertido, incluso si lo hicieron muy mal.

Cuando pisen Hollywood Studios, no dejen de aplicar a la búsqueda de tripulantes que Hondo Ohnaka lleva adelante, se convertirán en los contrabandistas más veloces de la galaxia por un rato.

Las imágenes que no indican lo contrario son propiedad de Disney y se reproducen a fines informativos.
®️Viajeromagico.com Si reproduce el artículo deberá citar la fuente.
Leer más sobre: Atracciones, , , ,
  • Compartir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

EN REPARACIÓN Ver +
FOTOS de Viajeros Mágicos
CATEGORíAS
ViajeroMagico.com