ACCEDÉ o REGISTRATE

Down

Visitas Extra Tranquilas

Los parques temáticos de Orlando pueden recorrerse en un día de visita para cada uno. La excepción es probablemente Magic Kingdom que por su tamaño y cantidad de experiencias amerita una doble visita.

La pregunta que intenta contestar esta sección es cómo enfocar las visitas adicionales a las indispensables, muy comunes y habituales en estadías largas.

PANORAMA

Este sitio web propone estrategias para un día de visita a Epcot, Animal Kingdom, Hollywood Studios, Islands of Adventure y Universal Studios.

Con Magic Kingdom sugiere dos días de visita pero encontrarán dos estrategias: una acotada a lo mejor para un solo día de visita y otra para recorrer el parque más popular de Orlando en dos días.

En el caso de los parques Universal, además de las estrategias individuales encontrarán estrategias de “park to park” que combinan ambos parques en un sólo día o en dos visitas.

Pero, ¿qué sucede si visitan Magic Kingdom por tercera vez, o si visitan Animal, Epcot o Hollywood por segunda vez o compraron el ticket de muchos días para los parques Universal y les dedicarán más de dos jornadas?

De eso se ocupa esta sección.

De las “visitas extra tranquilas”.

OPCIONES

Existen dos grandes posturas para estos supuestos de visitas adicionales a las mínimas necesarias:

  1. Usar la primer visita (o las dos primeras en el caso de Magic) para recorrer intensamente cada parque, como si no tuvieran otra visita y luego recorrer de forma tranquila y relajada en la visita adicional. Es decir una visita (o dos en el caso de Magic) intensa y otra tarnquila
  2. Distribuir la carga de las experiencias en las jornadas totales y hacer visitas de intensidad media, es decir no tener visitas intensas ni tampoco visitas totalmente relajadas.

Este sitio web se enrola en la primera de las opciones y sugiere seguir una estrategia durante la primer visita y pasear relajados durante la visita extra.

FUNDAMENTO Y VENTAJAS

El razonamiento es el siguiente: toman ritmo en la primera de las visitas, recorren todo como si fuera la única vez y podrán degustar de otra manera en la siguiente ocasión en que pisen ese parque.

Se trata de convertirse en experto luego de un día y utilizar ese conocimiento adquirido durante la segunda vuelta para repetir lo que más les haya gustado o degustar con mucha mayor tranquilidad el parque ya conocido al detalle en la primera ocasión.

Adicionalmente se logran otras ventajas:

Control de daños: si en la primera visita existió algún imprevisto que impidió completar el plan pre-diseñado, podrán usar la segunda visita como “plan B”.

Esto puede ser un dolor de cabeza si distribuyen equitativamente ambas visitas y algo falla en la segunda: no hay tercera visita para resolver.

¿Qué puede pasar?

Que una atracción esté cerrada por problemas operativos, que algún show se suspenda por temas climáticos, que algún percance personal impida completar el día de parque son algunos ejemplos habituales.

Repeticiones: como pudieron ver todo en la primer visita saben exactamente lo que desean repetir en la segunda.

Si por ejemplo en Epcot pueden disfrutar de Soarin, Test Track y Frozen en la primera visita, tendrán claro cuál o cuales quieren repetir en la segunda.

Podrán ajustar Fast Pass y reordenar prioridades: se transformaron en expertos.

No quedarse largos: Si se deciden por la otra variante y separan las experiencias intentando distribuirlas equitativamente entre las distintas visitas es posible que se “queden largos” en la primera de ellas.

Es decir, que terminen pronto el objetivo propuesto (sencillamente porque será un objetivo menor) y deban avanzar sobre las experiencias del día 2.

Esa situación no es deseable y provocará sólo desorientación.

En el esquema intenso/tranquilo, lo peor que puede pasar es “quedarse corto” en la primer visita y llevar aquello no completado a la visita tranquila.

Ajustes sobre la marcha: Completar todo inicialmente entrega una flexibilidad adicional para la segunda visita.

Ya conocen lo que el parque tienen para ofrecer, saben si quieren repetir, saben si vale la pena dedicar un día completo más, etc. Etc

Con ese conocimiento pueden ajustar la segunda visita: combinarla con compras, dormir hasta tarde y llegar al almuerzo, combinarla con un parque de agua o hasta directamente cambiar totalmente el plan para el día modificando el parque o la actividad.

    TIPS / DATOS MÁGICOS

FACTOR X: Sin estrategia pero con Fast Pass

Por definición las visitas extra tranquilas no tienen una estrategia pre-diseñada.

Sin embargo, esa ausencia de estrategia no debe implicar ausencia de Fast Pass.

Con toda la anticipación posible (60 días al check in si se hospedan en Disney y 30 días a la visita si lo hacen afuera) deberán tomar sus tres selecciones desde casa, como en cualquier otra visita intensa.

El fundamento es evidente: los Fast Pass se agotan y las selecciones pueden hacerse al menos inicialmente siguiendo la intuición.

Luego de la primer visita intensa podrán evaluar ajustar esa toma inicial de Fast Pass intuitiva con los nuevos conocimientos logrados en el parque. La disponibilidad será menor pero el conocimiento mayor.

Siempre es mejor cambiar sobre una base previa que empezar se cero.

ViajeroMagico.com