viajar a disney

Orlando, Estados Unidos
24 De Octubre - 
  • RSS
  • Súmate

Orlando con bebes y chiquitos

VIAJAR CON PEQUEÑITOS

Algunas caras no tienen precio.

"Mi hijo es muy chico para viajar a Disney." "Los chicos disfrutan a cualquier edad." "Llevarlos a semejante viaje es una locura." "No pueden entrar a la mitad de los juegos" "Los compañeritos del jardín fueron y me pide de ir, qué hago?" "¿Cuál es la edad ideal para viajar?" "¿Soportarán el esfuerzo?" 

Estas son solo algunas de las afirmaciones, dudas y preguntas que los papás de chicos chiquitos tienen cuando empiezan a pensar en organizar un viaje a Orlando y Walt Disney World.

En esta sección las herramientas para decidir y organizar mejor un viaje que puede ser inolvidable.

DEFINIENDO A LOS CHIQUITITOS

Nos ocuparemos aquí de las familias que están considerando organizar su viaje a Orlando y Walt Disney World y uno o más de sus hijos son chicos de muy poca edad.

Para precisar correctamente a qué nos referimos cuando hablamos de niños pequeños: estamos considerando bebés y preescolares, es decir menores de 6 años.

Desde aproximadamente los tres años los niños ya poseen una madurez que les permite pedir, interesarse y hasta asustarse por el mayor entendimiento con muchas de las actividades que ofrece el mundo mágico. También recordarán gran parte de su viaje cuando sean mayores, no dejen de considerar que es una experiencia muy intensa.

Los bebés de uno y dos años disfrutarán del colorido del entorno, la música siempre sonando y del ambiente de felicidad que la familia completa le transmita a cada paso. Generalmente además se fascinan con los personajes y quieren pellizcarlos y abrazarlos. Para ellos también les aportamos algunos consejos puntuales.

Si los chicos tienen 7 o más años algunos de los consejos que aportamos en estas secciones pueden ser también útiles pero otros ya habrán perdido vigencia.

Las edades consideradas lejos de ser rígidas son sumamente flexibles: junto a la edad real existe una maduración diferente en cada uno de los niños, serán en definitiva siempre papá y mamá quienes determinen si su hijo puede disfrutar del mágico mundo de Disney y Orlando o si el viaje aún no es una buena idea.

Organizamos esta primera sección con las preguntas esenciales que los papás deberán contestar antes de tomar la decisión final.

 

¿DESDE QUÉ EDAD PUEDEN LLEVARSE CHICOS A DISNEY WORLD?

La pregunta es objeto de interminables debates en foros de discusión y guías de turismo.

Por supuesto la respuesta no es única y cada experiencia parece ser contundente para aportar un punto de vista. El problema es, justamente, que cada vivencia es diferente y lo que parece indiscutible desde una perspectiva, se torna fácilmente objetable desde la perspectiva opuesta.

Hemos experimentado personalmente en nuestros propios viajes lo que significa visitar Disney y Orlando con niños muy pequeños de distintas edades: 10 meses, un año y medio, tres años y medio, cuatro y cinco años.

Nuestra experiencia personal ha sido maravillosa en todos los casos, tanto los niños como sus padres disfrutamos enormemente del viaje.

Sin embargo el relato que transcribimos a continuación cuenta una experiencia totalmente distinta y también usual en viajes a Disney:

Llegamos el lunes al Pop Century, dejamos el equipaje y como no estaba lista la habitación partimos hacia Magic Kingdom, debía hacer algo más de 30 grados pero con la cantidad de gente que encontramos  en el parque me parecían 40. Clarita tiene 4 años y comenzó a llorar por cualquier cosa del cansancio, no había menos de 45  minutos de espera para cualquier atracción y yo empecé a preguntarme en qué estaba pensando cuando armé el viaje para las vacaciones de invierno nuestras. Dimos una vuelta y decidimos ir a comer, intentamos en Cosmic Rays pero las mesas estaban todas ocupadas, Clarita seguía llorando y me pedía upa, todavía no habíamos comprado el cochecito. Nahuel, el más grande, empezó a fastidiarse porque no podía ir a ningún  juego y peleaba con su hermanita. Finalmente pudimos comer y yo miraba el reloj para que se hiciera la hora en que nos dijeron que la habitación estaría disponible. Mi marido me miraba con cara de reproche. A las 16 hs pegamos la vuelta luego de dar sólo un paseo por algunas tiendas y estar más de media hora en la cola de autógrafos de Woody de Toy Story. Nos quedamos un rato largo en el hotel y después paseamos a la tarde por Downtown Disney, nos fuimos a dormir temprano. Luego, las cosas en el viaje se fueron acomodando de a poco con el pasar de los días, pero si tuviera que programar de nuevo el viaje con la nena tan chiquita en temporada alta lo pensaría dos veces.”

No se asusten pero este relato no es tan infrecuente entre los papás de niños chicos, sin embargo una programación adecuada puede prevenir muchas de los problemas que esta mamá sufrió el primer día, de hecho, en su propia narración luego ella misma explica como fueron de a poco solucionando los inconvenientes.

La conclusión es que la respuesta no es única pero si vamos a ir con niños tenemos que conocer algunas cosas para prevenir contratiempos totalmente evitables.

Como es nuestra costumbre, no vamos a esquivar el desafío y daremos nuestra respuesta a la pregunta del título, eso sí, aclarando que se trata de una sentencia que puede ser opinable:

 

Siempre recuerden que los niños son esponjas que absorben, por sobre todas las cosas, el ánimo de sus papás. Si nos frustramos y fastidiamos porque no llegamos a un desfile, porque nos perdimos una atracción o debimos quedarnos un rato más en el hotel hasta que nuestro hijo esté bien despierto, el círculo vicioso habrá iniciado: el chico se pondrá de mal humor, llorará, se encaprichará y nos provocará aún  más frustración y vuelta a empezar. Al contrario, una sonrisa, comprensión, diversión, admiración de lo bello del momento vivido generará un círculo virtuoso coronado con muchísimas carcajadas del chiquitín.

En definitiva, todas las familias aún con chicos muy chiquitos pueden ir a Disney y pasarla increíblemente bien, para eso sólo deben conocer los consejos y datos que aportamos en esta sección y aplicarlos en la mayor medida posible durante el viaje.

 

CUANDO IR CON CHIQUITITOS

Los mejores meses para ir a Disney World con niños pequeños son: Mayo, fines de Septiembre, Octubre, primera quincena de Noviembre y primer quincena de Diciembre.

Enero y Febrero también son adecuados aunque pueden sufrir algunos días de temperaturas demasiado bajas.

Todas estas fechas tienen en común dos factores esenciales:

No sufrirán temperaturas medias mayores a los 25 grados. Esto que implica que en ningún  caso el clima debiera ser un factor que pueda afectar la salud o el ánimo de los chiquititos. En los meses de frío (enero, febrero y en menor medida la primera quincena de diciembre) el abrigo solucionará las cosas.

No se toparán con multitudes inmanejables. El exceso de gente provoca stress en adultos pero mucho más en niños pequeñitos. Además la espera excesiva en las atracciones genera una ansiedad que es mejor evitar.

 

CUANTO TIEMPO IR CON CHIQUITITOS

Con chicos el ritmo de recorrido es necesariamente más lento. Viajeromagico propone un andar relajado no sólo por necesidad sino también por conveniencia: nada de correr, nada de permanecer más de 4 o 5 horas seguidas en el parque.

La conclusión inmediata que deriva de los consejos anteriores es que necesitaremos más tiempo para ver lo mismo. Si quieren recorrer y conocer un buen porcentaje de lo que Disney y Orlando tienen para ofrecer el viaje mínimo con chicos pequeños debe tener una duración de al menos ocho días, siendo nuestra recomendación óptima una duración de entre 10 y 12 días.

 

DONDE HOSPEDARSE CON CHIQUITITOS

La movilidad se vuelve un tanto más trabajosa con niños pequeños en el grupo.

Quedarse dentro de Disney traerá más comodidad y accesibilidad para trasladarse y menos desperdicio de tiempo al ir y volver del parque al hotel cuando realicemos un necesario descanso en el medio del día.

 

¿ALQUILAR AUTO?

Para contestar la pregunta hay que considerar si nuestro hotel está dentro de Disney y si vamos con un único pequeñito o si la aventura la emprendemos con dos o tres de ellos.

Si el niño es uno sólo y se quedan adentro, pueden arreglarse con el transporte de Disney, si son dos o más recomendamos alquilar auto aún quedándose dentro de Disney World.

Si necesariamente deben hospedarse afuera, el automóvil se vuelve una necesidad cualquiera sea la cantidad de chicos en el grupo.

 

QUÉ TICKETS COMPRAR CON CHIQUITITOS

Los parques Disney son sin duda los más amigables  para los más chiquititos y donde mejor la pasarán. Los parques Universal tienen muy buenas atracciones y shows dedicados a ellos pero están limitadas a ciertos sectores. Sea World y Bush Gardens son atractivos para los chicos en todo lo que se vincule al contacto con los animales. En conclusión: Disney imperdible, Universal si tenemos tiempo, Sea World y Bush Gardens si nos sobra el tiempo.

Para elegir los tickets Disney, recomendamos evitar la opción Hooper (a excepción de viajes muy cortos) ya que el ritmo de recorrido que imponen los niños no tiene sentido contratar la opción de “salto” de un parque a otro en el mismo día. Si eligió mayo, fines de septiembre u octubre y el clima acompaña puede agregar la opción Water Park, los chicos disfrutan mucho de los parques acuáticos.

Recuerden que los menores de tres años en ningún caso pagan tickets para ingresar a los parques.

 

EL DECÁLOGO DEL VIAJEROMAGICO CON CHIQUITITOS

Para finalizar les aportamos el decálogo de consejos o mandamientos que posibilitarán vacaciones geniales con los más chiquititos

 

Corte al mediodía: Los niños no pueden aguantar el trajín que significa los kilómetros y kilómetros de recorrido dentro de los parques donde además los estímulos son constantes sumándole al agotamiento físico el mental. Por eso, llegue temprano al parque (a la hora de apertura) pasee tranquilamente durante el horario de menos concurrencia y entre 12 y 12.30 péguese la vuelta a su hotel.

Almuerce, si está lindo dese una vuelta por la pileta, permita que tomen un lindo baño con bañera llena y, si puede, trate de convencerlos de que duerman un ratito de siesta (esto puede ser difícil el primer día, luego el cansancio hará todo el trabajo).

A las cuatro de la tarde vuelva al parque, habrá evitado el momento más concurrido y más caluroso del día. Disfrute de las actividades vespertinas, vea el desfile final o el show de cierre coma algo y a dormir.

Recuerde que con su entrada Ud. podrá salir y entrar del mismo parque cuantas veces quiera sin costo adicional.

 

No desafíe los límites: cansancio, calor, fastidio, malhumor, capricho, todos los que somos padres conocemos esas facetas en los chiquititos. No las combata, déjelo que se descargue, cámbiele el clima, regálele un muñeco o cómprele una golosina. Cada minuto de nuestras vacaciones vale mucho como para desperdiciarlo en luchar contra molinos de viento.

 

Use la pileta del hotel: Los hoteles Disney tienen piletas fantásticamente tematizadas, en especial los moderados y deluxe. Si no hace frío úselas, generalmente relaja a los chicos y disfrutan mucho bañándose con una gran estatua de Donald mirándolos o deslizándose por coloridos toboganes junto a papá o mamá.

 

Evite atracciones potencialmente atemorizantes: Viajeromágico ha reseñado todas y cada una de las atracciones de los parques temáticos, repáselas y tome nota de aquellas que tienen la advertencia de ser potencialmente atemorizantes para los chicos. Ante la duda, saltéese esa atracción y siga con la siguiente en su lista, es preferible perderse de algo que provocar un efecto de miedo que predisponga mal de allí en adelante al niño para vivir cualquier otra experiencia. Hemos desarrollado una sección completa profundizando este consejo, "Atracciones que pueden asustarlos". Allí encontrarán una herramienta para determinar exactamente cuales atracciones pueden asustar a sus chicos y cuales no. 

 

Agua siempre lista: Compre al inicio de su estadía al menos un pack de 24 botellas de agua mineral por menos de 5 dólares en Wal Mart y tenga siempre una o dos botellas en la mochila para estar lista ante la queja de sed que en algún momento recibirá del pequeñito. Si el chico es muy bebé, ofrézcale regularmente líquido para estar seguros que siempre se mantiene hidratado.

 

Conozca muchos personajes: Los personajes están por todos lados en los parques y restaurantes. Los chicos disfrutan mucho de abrazarlos, pedirles autógrafos y tomarse fotos. En ocasiones los personajes están con la cara descubierta como las princesas, los príncipes, Peter Pan o el Sombrero Loco, los clásicos como Mickey, Donald o Woody tienen la cabezota de plástico que eventualmente pudiera asustar a algunos chicos. Explíqueles y aclimátelos de a poco, esta actividad es una de las que más terminan disfrutando. Haga de los personajes una rutina y disfrute mirando las caritas de sus niños. Si puede programe al menos una comida con personajes, también es una experiencia  que disfrutan al máximo.

Clickee AQUÍ y podrá saber exactamente donde cazar al personaje favorito de su hijo.

 

Provéase de un cochecito para cada niño: En los parques se caminan muchos kilómetros y los niños no están preparados para semejante esfuerzo físico. Nuestra espalda tampoco está preparada para soportar diez o quince quilos extra cuando piden que los llevemos en brazos. Los cochecitos de alquiler en los parques son costosos, valiendo U$S 15 por día los simples y U$S 31 los dobles. Por menos de U$S 20 conseguirá en Wal Mart un cochecito perfectamente apto para usar durante su estadía lo que aconsejamos si se quedará más de dos días en Orlando.

 

Conozca las atracciones para chiquititos: Todo es colorido y atractivo para los niños en el mundo de Disney pero algunas atracciones están especialmente dedicadas a ellos. Conózcalas y márquelas como imperdibles. Al final de esta página encontrará un listado de las mejores atracciones para chicos chiquitos de Disney.

En Universal e Isla de la Aventura, las atracciones para pequeñitos están agrupadas en regiones del parque destacándose Seuss Landing y Toon Lagoon en IOA y  Woody Woodpeker Kid Zone en UNI.

Lleve a los niños al menos una  vez y seguramente le pedirán repetir.

 

Esté preparado para los pedidos de comida: el hambre es otro factor a monitorear para que el buen humor y la alegría no se transformen en un segundo en mal humor y berrinche. Tenga provisiones en su mochila como barritas de cereal, papas fritas, snacks o compre una porción de pop corn ni bien el niño lo pida. Si es necesario siéntese a comer hágalo en alguno de los counter service más tranquilos y con más colorido de los parques. Le damos una lista a continuación:

 

comida para niños en Disney World

 

 

Use los Fast Pass Plus y el Baby Swap: La espera puede ser molesta para los chiquitos, si hay una atracción que mamá y papá no quieren perderse pero a la que el chico no puede acceder por las limitaciones de altura, una buena forma de darse el gusto es seleccionar los Fast Pass Plus en la misma, a la hora señalada volver ambos con el niño y hacer uso del Baby Swap que consiste en que uno de los papis permanezca con el niño en la zona de espera de la atracción mientras el otro la disfruta y luego intercambien lugares sin tener que esperar nuevamente en la fila. Más detalles sobre el Baby Swap, haciendo click aquí.

 

Disfrute de sus vacaciones a través de ellos: Si va a viajar con niños pequeños convénzase de que las vacaciones son para ellos más que para nosotros. Disfrute a través de sus emociones. Tómele fotos y filme cuando se ríen cuando miran fijo a Mickey o cuando se desesperan por subir a Dumbo. Si programa su cabeza de esa manera usted y ellos pasarán quizá la mejor semana de sus vidas.

 

     

 

                                          

CORTE ESENCIAL. Los parques se llenan de gente a partir de las 12 del mediodía y hasta las 4 pm aproximadamente. Ese tramo del día es a su vez el más caluroso. Los niños no suelen soportar más de 4 horas seguidas sin fastidiarse o cansarse en extremo. La conclusión es simple: llegue temprano, corte al mediodía, vuelva a su hotel, tome un baño, una siesta y quizá algo de pileta. Vuelva al parque a las 16 o 17 hs y quédese para ver los shows nocturnos y comer.

SILLA PARA AUTO. Para circular en auto deberemos proveernos de una silla para bebé si el niño es menor de 3 años o un adaptador (booster) si el niño tiene entre 3 y 5 años, ambas obligatoria en el estado de Florida. Podemos optar por alquilarla junto con el vehículo o adquirirla en Wal Mart.

OASIS. Si el clima lo permite, use la pileta del hotel a primera hora de la tarde, si se hospeda dentro de Disney están excelentemente tematizadas y en las categorías mas altas tienen toboganes de agua y otros juegos disponibles. Los chicos disfrutan del agua tanto como de una vuelta sobre Dumbo el elefante volador. Además los relaja y mejora el descanso para continuar sobre el final del día.

EL ORDEN DE LOS PARQUES. Entre los parques de Disney el más atractivo por lejos para los niños pequeños es Magic Kingdom, seguido por Animal Kingdom, luego Hollywood Studios (los varoncitos fanáticos de Woody y Buzz quizá ubiquen a este parque segundo) y finalmente Epcot. En los últimos años Disney intentó hacer de Epcot un lugar más amigable para los chicos incorporando gran cantidad de personajes para fotos y autógrafos y lugares para que los chicos dibujen y jueguen (Kidcot Fun Spots).

EN VERANO NO. Descarte directamente armar su viaje con niños de menos de 7 años durante los meses de verano en Orlando: Junio, Julio y Agosto son demasiado calurosos y para poder disfrutar sin preocupaciones de los parques que, para peor, están repletos de gente. Los meses más fríos pueden ser molestos pero el abrigo soluciona las cosas y los niveles de multitud bajan notoriamente.

MINIFRIGO. A partir del 2012 todos los hoteles de Disney tienen una pequeña heladerita en sus habitaciones. Si se queda en un hotel fuera del resort que ofrezca este servicio a costo adicional, evalúe el costo beneficio de pagar para poder guardar leche, yogurt y alguna otra comida esencial para los niños que requieran mantener la cadena de frio.

OTRO RITMO. No imagine maratones o recorridos apresurados ni se desespere por abarcarlo todo. Los chicos, especialmente si son de muy corta edad, marcan el ritmo y ese ritmo muy probablemente no será muy ágil. Deguste, disfrute, registre sus sonrisas. El placer de este tipo de viaje está más en percibir el disfrute de nuestros hijos que en experimentar todas y cada uno de las atracciones nosotros mismos.

NIÑOS GRATIS. Los menores de 3 años no pagan entrada para ingresar a los parques. Esto aplica tanto en Disney como en Universal, Sea World y Bush Gardens. En general no es necesario llevar la identificación sino solamente mencionar que el niño es menor en la puerta de ingreso. No obstante no está de más tener lista un documento con foto para el caso de que esta política cambie en el futuro o si nuestro hijo parece tener más edad de la que realmente tiene.

EL FACTOR MIEDO. Debemos monitorear el factor miedo de nuestros chiquititos. Si son muy asustadizos directamente descarten todas las atracciones que están listadas como potencialmente atemorizantes en nuestra reseña de todos los parques. En todos los casos explíquenle al niño qué va a ver para que no se sorprenda con grandes estruendos o la aparición de algún personaje malvado.

EL OTRO CARRO DE ALQUILER. El costo de alquilar un cochecito en Disney es de U$S 15 el individual y U$S 31 el doble. También hay opciones multidía a U$S 13 y U$S 27 respectivamente por día. Los precios en los otros parques temáticos son similares. Conclusión: compre un cochecito si visitará los parques al menos 3 días.

COCHECITO ES SALUD. Considere el cochecito una herramienta indispensable para poder llegar sano al final de su estadía. Si osa prescindir de ellos cargará a su niño el 60% del tiempo y su espalda colapsará el segundo día. Los niños de 7 u 8 años también se cansan mucho, considere incluso adquirir un cochecito para ellos.

STROLLER. Wal Mart o las jugueterías Toy R Us son buenos lugares para adquirir cochecitos, compren la cantidad necesaria apenas arriben  a Orlando o adquiéranlo en casa y soliciten el envío al hotel para que esté esperándolos a su llegada. El costo de los cochecitos (stroller) comienza en U$S 12  los más económicos (tipo paragüitas).

LOS MÁS MÁGICOS. Si todos los chicos del grupo tienen menos de 6 años, privilegie Disney por sobre Universal, los parques de Mickey Mouse son mucho más atractivos para los más pequeñitos mientras que los de Universal tienen un target un tanto más adolescente y adulto. No obstante, si los días sobran, hay formas de pasarla genial con los niñitos en todos los parques de Orlando.

BABY SWAP. Tanto Disney como Universal tienen un sistema llamado Baby Swap o Child Swap que funciona de la siguiente manera: ambos padres y su niño se ponen en la fila de espera de una atracción todos juntos (puede ser la fila de Fast Pass o la regular) al llegar a la zona de ingreso al juego, avisan al cast member que harán uso del Child Swap. El cast member le indicará al padre que subirá en segundo término donde debe esperar mientras el primer papá sube a la atracción. Al concluir el primer papi su paseo, intercambiará roles con el otro quien ahora subirá a la atracción mientras el niño cambia de manos (swap) y espera con el que ya disfrutó del entretenimiento. El sistema está generalmente disponible en todas las atracciones populares con requerimientos de altura.

Viajero Mágico

Viajeromagico.com es una guía turística on line no oficial para los destinos Orlando y Walt Disney World Resort. Viajeromágico.com es un sitio privado y no pertenece en forma alguna ni se encuentra afiliado ni a ©Disney, Disney World, ©Universal Studios, Sea World, Bushgardens u otras marcas registradas. Las opiniones vertidas en el sitio son privadas, para información oficial recurrir a los sitios oficiales de cada una de las marcas mencionadas. Todas las marcas tienen sus derechos reservados y se reproducen en el sitio al sólo fin editorial.

AXYOMA / Diseño+Desarrollo

website security